Fotografías: familia Solabarrieta 

El día 9 de febrero nos dejó el músico Juantxu Solabarrieta. Al igual que su padre Gregorio, el también tuvo su relación con el txistu. Es por ello que el hijo de Juantxu, Txutxi Solabarrieta, nos remite el siguiente artículo.

El pasado 9 de Febrero falleció Juantxu Solabarrieta Garitano (Mondragón 1925 – Miranda de Ebro 2019), hijo de Gregorio Solabarrieta Balanda (Bermeo 1900 – Miranda de Ebro 1978) quien fuera fundador y director de las Bandas Municipales de Música de Mondragón y Miranda de Ebro así como también del Orfeón Mirandés. Compositor de múltiples obras para Banda, coros y autor de la Zarzuela en euskera Kresaletan. Suscriptor de la revista Txistulari en los años veinte y treinta publicando varias composiciones. Gregorio Solabarri

Juantxu Solabarrieta fue analista químico de profesión, pero músico de corazón. Desde muy joven estudió con su padre, siendo intérprete de trompeta en un comienzo y de trompa después, manteniéndose en activo durante 57 años en la Banda Municipal de Música de Miranda de Ebro. También perteneció al Orfeón Mirandés y al Coro de voces graves de los Veteranos.

El ambiente musical y euskaldun lo mantuvo siempre presente en su familia y así en 1981 fue quien alentó e impulsó a sus hijos Juanjo Solabarrieta (Pianista y flautista) y Txutxi Solabarrieta (Profesor de Flauta travesera en Donostiako Musika eta Dantza Eskola y miembro del Quinteto de Viento Pablo Sorozabal) a que fundaran la Banda de Txistularis de Miranda de Ebro que llegó a rondar los cien componentes.

Como no podía ser de otra manera, el día 10 de febrero pasado en su funeral, no faltaron ni su querida Banda de Música ni su querido Orfeón Mirandés que con su buen hacer musical y alguna pieza de su padre Gregorio y una iglesia abarrotada de gente, le despidieron como lo que fue; un gran hombre y un buen músico.